Pensamientos matutinos

Desde que dejaste casa, he evitado no festejar, porque extraño tu cabello gris y tu sonrisa de chica timida, desde acariciar tu nariz, hasta admirar tu inteligencia, porque de ella aprendi a descubrirme a mi mismo.

Evito no festejar, porque solo bailando y escuchando melodías, logro recordarte, raramente el estar feliz me hace colocarme en ese estado de trance en el que te siento mas cerca de mi, tan bella y digna, tan pulcra y santa. Lo siento, las personas brindamos ese pedestal de santidad a quienes amamos con intensidad.

La vida cambia, nada es igual y te preguntas una y mil veces ¿Por qué? no logramos comprender la partida, la ausensia de un ser querido. El que se adapta sobrevive, pero incomprensiblemente no logramos adaptarnos al cambio que se da cuando fallece un familiar, un amigo o un ser especial.

Actuar. Iniciamos el acto de una obra de teatro, en la cual el acto principal es simular felicidad, continuidad y resignación, pero no nos adaptamos, solo ponemos punto y seguido, pausa, para retornar la realidad una vez estando en la oscuridad de nuestros aposentos.

Terapia personal

Estando en el momento de reflexión, te repites a ti mismo, «tienes que estar bien, bien, bien y levantarte e intentarlo» al menos eso es lo que te hubiera gustado a ti.

Esto solo es un pensamiento matutino, como método de lagrimas de desahogo, para colocarme en un lugar donde me sienta bien.

«Debes levantarte y seguir intentadolo»

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s